MENU
01 / Nov / 2012

Galgui. Semanas III a VI: diseño del libro.

Y Galgui sigue avanzando, despacito pero avanzando. Aqui tenéis un collage del trabajo de las últimas 4 semanas. Que qué es lo que véis? Os explico:

1. Tamaño del folio.

Establecer un formato o tamaño del libro está estrechamente relacionado con el presupuesto. La última entrega habla de esto. Por qué? Sobre todo porque las cajas en las que se transportan los ejemplares tienen un tamaño preestablecido y los libros tienen que caber dentro, cuantos más mejor. Asi que las semanas 3 y 4 estuvieron dedicadas a esta labor: el menguao mediando entre la imprenta y la autora. La mayor complicación fue entender perfectamente la tabla de precios que ofrece la imprenta y que está en inglés. Por lo demás fueron muy amables a la hora de explicar todo lo que fue necesario.

2. Diseño de pliegos: cuadernillos.

Consiste en establecer el número de cuadernillos (conjunto de pliegos cosidos entre si) que iba a tener el libro. Esto va a determinar también el número de páginas dedicadas a convenciones: frontispicio, página legal, anteportada, portada, agradecimientos, etc. En este caso Galgui incluirá un frontispicio, la página legal, la portada, una página en blanco de cortesía antes del libro en si mismo y tras él, un par de páginas en blanco más de cortesía y una ilustración de despedida (éste último término me lo saco yo de la manga, es como un frontispicio pero al final). El libro estará compuesto por 4 cuadernillos de tres pliegos cada uno.

3. Composición del libro.

Es cómo van situadas las páginas en el libro y ayuda a visualizar el conjunto, por ejemplo dónde van a caer las páginas dobles en función de los pliegos. Siempre quedará mejor cuando sea una página doble real, es decir, una cuya página de la izquierda y de la derecha pertenezcan al mismo pliego. Según este diseño de pliegos yo puedo preveer que tengo páginas dobles reales en las 6-7, 18-19, 30-31 y 42-43. Si el texto lo permite ahi irán ilustraciones a doble página.

4. Tipografía.

Todavía no hemos cerrado esta parte. Bueno, la tipografía que hemos elegido es la Adobe Caslon Pro, eso seguro, lo que está por decidir es si usamos un tamaño de letra 12 ó un 11,5 o 12,5, no creo que necesitemos ni más ni menos, ésa es nuestra franja. También otra duda que tengo es si usar o no rejilla. En la facultad aprendí que ésta sirve para que al transparentarse el texto de una página a otra pise al texto que hay debajo, de forma que la mancha no nos moleste al leer. Pero éste es un aprendizaje aplicado al libro convencional, no al ilustrado. La verdad es que sería fantástico poder hacer una prueba impresa para ver si realmente el texto se transparenta porque en caso de no hacerlo me parece más orgánico y que da un mancha más bonita usar distintos interlineados, por ejemplo entre párrafos.

5. Bocetos.

Me he dado cuenta (soy un genio) de que el protagonista de este libro es un animal, un perro. Y la verdad es que tengo facilidad para dibujar personas pero un perro es otra cosa. Va a ser un reto ilustrarlo en la línea de diseño del resto de personajes, y sobre todo hacer que se comporte como un perro. No quiero hacer un perro “humanizado”, quiero que Galgui sea un perro de verdad y voy a tener que centrar su expresividad en su lenguaje corporal y no tanto en las expresiones de su cara. Como digo va a ser un reto.

(6) Gestión de color.

Un día dedicaré una sección completa para explicar de qué trata el tema más en profundidad. Como adelanto diré que los colores que vemos en nuestro monitor son únicamente los que es capaz de mostrarnos nuestro monitor y el de cada cual es distinto. Desde luego no son los que saldrán en el ejemplar impreso si no nos cuidamos de que asi sea. Las pantallas trabajan con colores luz: RGB y la impresión se lleva a cabo con colores pigmento: CMYK, hasta aqui nada nuevo, no? Pues por qué le cuesta tanto a la gente comprender que el paso de un sistema de color a otro hay que hacerlo uno mismo? que no es algo automático. Como digo, un día haremos una pequeña clase sobre el tema.

No es que yo sea un experto pero voy a tener que ponerme las pilas para poder llevar a cabo el libro asi que aprovecharé para compartir conocimientos cuando llegue el momento. Hasta ahora he dado solamente un par de clases en la facultad y he asistido a algún curso por mi cuenta. Es un tema resbaladizo por el desconocimiento generalizado que hay y porque, también hay que decirlo, no es algo sencillo. Los fotógrafos suelen tener algunas nociones y hay gente que se dedica específicamente a eso. Por ejemplo, Cristina Durán ha sido compañera de estudio durante un año y a parte ser una magnífica fotógrafa se dedica profesionalmente a esta parte del proceso de la fotografía. No entiéndo por qué los ilustradores no nos interesamos tanto por este tema, me parece fundamental.

Por lo pronto he dejado caer la bomba en la imprenta y ha causado incertidumbre. Parece ser que no tienen del todo claro de qué trata el tema… sorpresaaaaaaaaaaa…

Volviendo al proceso de creación del libro, una vez en este punto, ya puedo calzar el texto en las páginas que les correspode y ver el espacio que tengo para ilustrar.

Ahora empieza lo bueno. Siguiente parada? color? diseño de personajes? Honestamente, tengo la duda.

PD: Normalmente este trabajo no costaría tres semanas, tengo que aclarar que el menguao no es diseñador, pero en esta vida hay que hacer de todo para sobrevivir. Eso sí, me ha encantado la experiencia por todo lo aprendido o mejor dicho, por poder poner por fin en práctica todas estas cosas que aprendí hace años. Mis más sinceros gradecimientos a Chema Ribagorda, mi profesor de diseño I en la facultad (durante dos años!) y responsable de que nunca volviera a ver un libro con los mismos ojos. Me encantaron sus clases, tanto que repetí! Un día haré una entrada con los trabajos que saqué de sus clases.

 

Leave a Comment!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.